En un mundo cada vez más tecnológico, el reciclaje y la circularidad de los RAEEs (Residuos Eléctricos y Electrónicos) resulta fundamental para que la tecnología se convierta en una aliada del medio ambiente y permita avanzar a la sociedad hacia un modelo verdaderamente más ecológico, sostenible y desarrollado. 

En las últimas décadas, la tecnología ha inundado la industria y los hogares, y ha traído consigo numerosos avances en eficiencia, calidad, reducción de costes y comodidades, que también repercuten positivamente en el medio ambiente. 

Por citar algunos ejemplos sencillos, la reproducción de música online y mp3 ha reducido el uso de plástico de los CDs; las lavadoras y los lavavajillas permiten ahorrar millones de toneladas de agua, los emails salvan árboles, y los coches eléctricos eliminan el consumo de combustibles y las emisiones C02 a la atmósfera que resultan tan contaminantes. 

Es indudable que la tecnología es un gran aliado en la lucha contra el cambio climático, que fomenta la sostenibilidad y, además, nos hace la vida más fácil. Sin embargo, aunque la tecnología reduzca la contaminación, una vez terminada su vida útil puede ser muy contaminante e incluso contraproducente; por eso, es imprescindible profundizar en fórmulas que permitan integrar los RAEEs en la economía circular de forma integral. Para ello, hay 3 pilares fundamentales que pueden ayudarnos a alcanzar el reto de la circularidad en los RAEEs: La legislación, el ecodiseño y la Inteligencia Artificial

Legislación, ecodiseño e IA

La inteligencia artificial y la innovación al servicio del reciclaje y circularidad de los raees

El reciclaje de los RAEEs es un proceso delicado que requiere aún de una gran parte de trabajo manual debido a la heterogeneidad de los residuos: desde smartphones a placas solares, pasando por juguetes, calefactores, y electrodomésticos. 

En una primera fase, se retiran de forma manual las baterías y los elementos peligrosos que puedan contener los aparatos; y posteriormente, se realiza un proceso de trituración del resto de materiales. Es ahí donde entra en juego la inteligencia artificial y la innovación. 

La separación de los diferentes materiales se realiza con tecnología de sensores electromagnéticos, infrarrojos, rayos X, Inteligencia Artificial, y cámaras de alta definición. Sin embargo, aún hay un gran margen de mejora. Se espera que en el futuro la Inteligencia Artificial más avanzada ayude a mejorar la visión artificial y los procesos robóticos con sensores más eficaces que permitan automatizar algunos procesos que todavía deben realizarse a mano. 

El Ecodiseño y la legislación

El ecodiseño consiste en el diseño de los productos con materiales poco contaminantes, y también su facilidad para ser reciclados. Por ejemplo, antes las baterías de los teléfonos y los ordenadores resultaban más sencillas de reciclar, ahora al estar integradas en los aparatos, el proceso es más largo y costoso. Este tipo de “decisiones desacertadas” pueden evitarse a través de una legislación más estricta que tenga en cuenta el ecodiseño de los productos en su fase de fabricación. 

Afortunadamente, España cumple con los objetivos de reciclaje marcados por la Unión Europea, con mejores resultados incluso que otros países del continente. Además, según datos de 2019, dio empleo a 19.000 personas y aportó más de 170 millones de euros en impuestos al Estado Español.

Esperamos que el impulso de la IA, el ecodiseño y el reciclaje en un futuro próximo nos ayude a mejorar aún más la circularidad de los RAEEs. 

 

SI ESTÁ INTERESADO EN CONOCER MÁS DETALLE DE LA CIRCULARIDAD DE LOS RAAES Y SU GESTIÓN, PUEDES CONTACTARNOS EN REGUSA RECYCLING & RECOVERY

LinkedIn
Instagram
YouTube
Facebook
Configurar las cookies
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.